29/12/14

Armenia

Maruxa Duart Herrero
Escritora. Doctora en Geografía e Historia e  Investigadora. Dramaturga. Articulista. Conferenciante. Directora Revista Clave Literaria. CLAVE. Asociación de Escritores y Críticos literarios de la Comunidad Valenciana.





A borbotones hierve el corazón en la exigua fría mañana de diciembre calzado el
humor de emociones.
¡Cobre, cinc, oro y plomo… diamantes y pobreza, al cincuenta por cien.
Como en todo, se entremezclan luces y sombras, nada es como parece y todo lo
es: distinto, dispar y nada ecuánime, análogo, pariente de uno mismo.
Firme barro, repartida aunque no toda en miembro o porción. Aquí y allá,
sedentaria y errante, según apetencias de poderes y bolsas bancarias.
Lindes, peleas, yugos y provechos, así se constituye la indecencia de encarar
hermanos de clanes y sangre, planetas, seres celulares, aun los muertos; y se sirve el
holocausto.
El odio se azuza, enfrenta hermanos en el espanto de la obligación de matar a los
propios bajo el sol. Muchos se declaran insurgentes.
¿Quién saldrá indemne? Nadie ¿Tiene la rueda la culpa?
Desiguales, onerosos, harapientos, la rueda vira los días, circunstancias y
adeptos, fortunas. No ahora que el infortunio cuartea y desgarra por dentro a los que
están hechos de la misma teta.
¿Quién es quién y cada cuál? El mismo y que siempre cambia. La naturaleza no
avanza, circunstancia y apetito sí.
Represalias y cuchillos, yo tengo razón, tu no. ¿Qué razón?
Es culpada de traición por no matar, penada al calabozo exigiendo condena,
reclusión infame; la suerte del que otrora fuera galeote.
Corre el un cierto día y se ordena la demolición. Una nube negra deporta bajo un
mal viento cautivos masivos a desiertos, dos millones de muertos.
Abandonados lares y prosapias. Huyen avanzadas caravanas a escape de la caza
de matanzas.
Abusadas las mujeres, los niños, con la muerte en los talones en campos de
concentración y barcos hundidos de los que huyen.
Se señalan fronteras, países, intereses, salidas al mar y deviene de nuevo la
guerra.
Las lindes, son conflicto de repúblicas que litigan y pelean cual babeles.
¡Alto el fuego!
No soy libre ¿Puedes parar? Depende. Desmantelada, unida, la savia que corre por tus venas, el polvo mezclado
húmedo y seco que calienta abrazado fragmentos, añicos preciados “de por quier”, ama
absoluta y a nadie.
Amada e infame, la memoria ha de ser filántropa para que quepamos todos. No siempre
es posible a pesar de intenciones, proposiciones y empleos.
Aun así espero venturoso venidero cargado de castañas, buen humor, y mejor
talante, en la esta exigua fría mañana de diciembre calzado  el humor de emociones, así
ha de ser cuando menos allanado el camino de vez en vez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por participar en esta pagina.